Actualidades

JESÚS SE ACERCÓ, LA COGIÓ DE LA MANO Y LA LEVANTÓ.

0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Donde está Jesús crece la vida. Él cura a los enfermos, acoge a los desvalidos, sana a los enajenados y perdona a los pecadores. Donde está Jesús hay amor a la vida, interés por los que sufren, pasión por la liberación de todo mal. Un hombre que difunde vida y restaura lo que está enfermo. Por eso encontramos siempre a su alrededor la miseria de la humanidad: poseídos, paralíticos, leprosos, ciegos y sordos. Hoy somos nosotros esa presencia salvadora de Dios en el mundo. Ha puesto en nuestras manos la misión de dar esperanza y vida a los hombres y mujeres de nuestro tiempo que viven agobiados por el dolor, la pobreza o la injusticia. Hoy los cristianos tenemos que decir con Pablo (segunda lectura): “¡Ay de mí si no anuncio el Evangelio!

 

LA PALABRA

    COMENTARIOS:

  • Vicente Martínez: Curó a muchos. Y lo hizo siempre con el más profundo afecto a todos cuantos necesitaban algún tratamiento paliativo –fuere del orden que fuere- manteniendo abierta las veinticuatro horas del día la ventanilla del hospital del Evangelio.
  • José Luis Sicre: La conducta atípica de Jesús. Estamos al comienzo del evangelio, y Marcos indica algo que será una constante en la vida de Jesús: su oración, el contacto diario e intenso con el Padre, del que saca fuerzas para llevar adelante su misión.
  • Fray Marcos: Liberarte y liberar, claves de la vida espiritual. Es lo que hizo Jesús; liberarse por la oración y ayudar a los demás a liberarse.
  • José Antonio Pagola: A la puerta de nuestra casa. Jesús pasa de la sinagoga, lugar oficial de la religión judía, a la casa, lugar donde se vive la vida cotidiana junto a los seres más queridos.
  • Magdalena Bennásar: ¿Quién es ella? Él se acercó, la cogió de la mano y la levantó. El texto refleja la osadía de Jesús, ya que no se podía tocar a una mujer que no fuera la propia. Coger la mano significa aceptar y aprobar lo que la persona es y hace.

TE PUEDE INTERESAR

Saludos 
Misioneros Javerianos