Revista digital

Puedes descargar la revista en formato PDF en el módulo que se encuentra al fondo de esta página

MINERALES DE SANGRE

Francisco Javier Alonso Rodríguez, autor de la reflexión que sigue, es presidente de la Comisión Diocesana de Justicia y Paz de Madrid y Vicepresidente de la Comisión General de Justicia y Paz de España. Participa de manera activa en el trabajo en red llevado adelante por distintas plataformas y grupos eclesiales, como "Enlázate por la Justicia", “Grupo Intereclesial contra la Trata de personas”. Le agradecemos de corazón esta aportación.

El pasado 9 de marzo de 2017 la Delegación de Madrid de Manos Unidas ofreció una mesa redonda sobre la República Democrática del Congo. Participaron la Hermana Rosa María de los Reyes, misionera mercedaria, y Mamen Lucas, del Departamento de Proyectos de África Centro de Manos Unidas. Con mucha frecuencia Manos Unidas ofrece conferencias así de interesantes donde a la par que cuenta la realidad de sus proyectos analiza la realidad humana en que el proyecto se enmarca. Rosa María nos contó la realidad en que está trabajando en República Democrática de Congo y Mamen nos explicó uno de tantos proyectos maravillosos de Manos Unidas en dicho país. Siempre es muy interesante conocer de primera mano el testimonio de personas que están viviendo determinadas situaciones de conflicto y las organizaciones de Iglesia hacemos muy bien organizando este tipo de conferencias.

La conexión entre guerra y recursos naturales no es un tema frecuente en los medios de comunicación pero eso no significa que no sea una realidad terrible de nuestro mundo. La extracción de los minerales en R. D. del Congo no es fuente de prosperidad para la población local sino el alimento de las mafias y causa de la pobreza de sus habitantes. La demanda creciente de coltán (necesario para la telefonía móvil y la tecnología de punta), diamantes, cobalto y otros minerales sirve para financiar la corrupción y la guerra en R.D. del Congo.

El impacto social, ambiental y político de la extracción de los minerales es enorme. Muchas de las explotaciones utilizan recursos artesanales y mano de obra infantil. Miles de niños trabajan en estas minas. Para los buscadores artesanales que excavan pozos solo los niños tienen el tamaño necesario para poder bajar por los mismos. Los buscadores remueven y remueven la tierra y cambian el curso de los ríos, tamizando y tamizando la tierra para encontrar el mineral. La destrucción ambiental es enorme.

La siniestralidad es altísima por la falta de medidas de seguridad. Las lluvias torrenciales y la tierra arenosa constituyen una trampa mortal para quienes extraen los minerales. Al lado de la explotación florecen las mafias, el comercio de armas y la trata de mujeres. Muchas de estas mafias están armadas por las autoridades que controlan la compraventa de estos minerales. La corrupción política se alimenta con los flujos monetarios que genera el comercio de los minerales.

A la responsabilidad del presidente de la República Joseph Kabila y su aparato de gobierno corrupto se une la de las empresas multinacionales que se aprovechan de la explotación de los minerales. Estas empresas ya no son solo occidentales sino que se están añadiendo empresas chinas.

La visita del Presidente de Justicia y Paz de R.D. del Congo a España

A finales de 2015, el presidente de Justicia y Paz de la República Democrática del Congo estuvo en España en el marco de un recorrido por Europa para conseguir que la Unión Europea estableciera una normativa estricta que impidiera la comercialización de los minerales de sangre. En la sede de Justicia y Paz S.E. Mgr Fridolin Ambongo Besungu, Presidente de la Comisión Episcopal de Justicia y Paz de Congo, obispo de la diócesis de Bokungu-Ikela, y el Padre Clément Makiobo MaLelo, Secretario de la Comisión Episcopal nos contaron que de todos los países que había visitado solo dos no apoyaban esta normativa estricta: Italia y España. La UE es un destino importante para los minerales, tanto para el mercado de materias primas como para los productos cotidianos que los contienen, desde portátiles y teléfonos móviles hasta motores y joyas.

La Unión Europea y los minerales de sangre

En mayo de 2015 el Parlamento llegó a un acuerdo muy ambicioso en materia de comercio de los minerales de sangre. En junio de 2016 la Unión Europea llegó a un acuerdo político, que estableció los grandes contornos políticos del Reglamento a aprobar por la Comisión, el Consejo y el Parlamento. El texto, aprobado el 23 de noviembre del mismo año, exige a las empresas cuyas importaciones de minerales o metales de estaño, tantalio, tungsteno u oro en la UE excedan determinados umbrales anuales específicos, realizar la debida diligencia en sus cadenas de suministro en conformidad con los requisitos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) de la “Guía de Diligencia Debida para el Suministro Responsable de Minerales en las Cadenas de Suministro de Minerales de las Áreas Afectadas por Conflictos u Alto Riesgo”. El Reglamento no ha entrado en vigor inmediatamente, ya que las instancias legisladoras incluyen un período de tres años de integración progresiva.

Una serie de concesiones y lagunas de última hora en el Reglamento pueden socavar su impacto al eximir a una serie de empresas de las obligaciones de diligencia debida. Multitud de organizaciones como Amnistía Internacional, Alboán y Justicia y Paz piden a la Unión Europea y a sus Estados miembros que demuestren seriamente que estas exenciones no menoscaben los objetivos establecidos por el Reglamento.

El Reglamento cubre las importaciones de la UE de estaño, tungsteno, tantalio y oro de todos los países del mundo. Solo quedan obligadas las empresas que importan minerales en forma de materia prima -como minerales y metales-. Se excluyen las empresas que importan los mismos minerales en la UE dentro de productos o componentes terminados. Las negociaciones de los países miembros de la UE también han logrado impulsar la inclusión de una serie de umbrales de importación que reducen aún más el número de empresas que deben cumplir el Reglamento.

"Estos umbrales de volumen de importación, que eximen a las empresas de cumplir con la legislación, son peligrosas lagunas", dijo Nele Meyer de Amnistía Internacional. "Podrían dejar entrar minerales por valor de millones de euros en la UE sin ningún tipo de control, frecuentemente los que tienen mayor riesgo de estar vinculados al conflicto. Los estados miembros de la UE todavía están pidiendo con poco entusiasmo que las empresas se aprovisionen de manera responsable. Esto debe cambiar".

La campaña #ConflictMinerals

Justicia y Paz de España acaba de publicar “La fiebre de los minerales: responsabilidades, regulaciones y resistencias” que expone la problemática que genera la extracción descontrolada de recursos naturales en todo el mundo. El libro está disponible en la página web #ConflictMinerals tanto en catalán como en español (una versión más amplia con dos artículos más incluidos).

El cuaderno es fruto de la investigación de Justícia i Pau de Barcelona en la R.D. del Congo y de las aportaciones de personas y organizaciones de diversos lugares del mundo implicadas en la tarea de incidencia política, movilización ciudadana y ayuda a las poblaciones afectadas por la extracción de los recursos naturales de su entorno.

Esta publicación se enmarca dentro de la campaña #ConflictMinerals, que tiene el objetivo de dar a conocer y denunciar la relación entre los productos tecnológicos y los conflictos armados y violaciones de derechos humanos en los países donde se extraen los minerales necesarios para su fabricación.

La realidad actual en la República Democrática del Congo

Pese a estos esfuerzos, la realidad de los minerales de sangre sigue sembrando muerte y destrucción en la República Democrática del Congo. Las últimas noticias publicadas y que nos transmiten los misioneros nos dicen que la embajada de España en Kinshasa está evacuando españoles del interior del país y muchos misioneros están permaneciendo con sus comunidades uniendo sus vidas a las de los congoleños que sufren la miseria y la guerra.

Francisco Javier ALONSO RODRÍGUEZ

Vicepresidente DE JUSTICIA Y PAZ ESPAÑA

Revista digital

Desgarga revista