Revista digital

Puedes descargar la revista en formato PDF en el módulo que se encuentra al fondo de esta página

A EMPUJAR

 

 

A EMPUJAR

Cuentan que un buen hombre vivía en el campo pero tenía problemas físicos, cuando un día se le apareció Dios y le dijo:

  - Necesito que vayas hacia aquella gran roca de la montaña, y te pido que la empujes día y noche durante un año.

El hombre se quedó perplejo cuando escuchó esas palabras, pero obedeció y se dirigió hacia la enorme roca de varias toneladas que Dios le mostró. Empezó a empujarla con todas sus fuerzas, día tras día, pero no conseguía moverla ni un milímetro.

A las pocas semanas llegó el diablo y le puso pensamientos en su mente: ¿Por qué sigues obedeciendo a Dios? Yo no seguiría a alguien que me haga trabajar tanto y sin sentido. Debes alejarte, ya que es estúpido que sigas empujando esa roca; nunca la vas a mover.

El hombre trataba de pedirle a Dios que le ayudara para no dudar de su voluntad y, aunque no entendía, se mantuvo firme con su decisión de empujar.

Transcurrían los meses y desde que se ponía el sol hasta que se ocultaba, aquel hombre empujaba la enorme roca sin poder moverla; mientras tanto, su cuerpo se fortalecía, y sus brazos y piernas se hicieron fuertes por el esfuerzo de todos los días.

Cuando se cumplió el año, el hombre elevó una oración a Dios y le dijo:

- Ya he realizado lo que me pediste, pero he fracasado; no pude mover la piedra ni un centímetro, y se sentó a llorar amargamente pensando en su muy evidente fracaso.

Dios apareció en ese momento y le dijo:

-¿Por qué lloras? ¿Acaso no te pedí que empujaras la roca? Yo nunca te pedí que la movieras; en cambio, mírate; tu problema físico ha desaparecido. No has fracasado, yo he conseguido mi meta y tú fuiste parte de mi plan.

 

Para reflexionar.

Piensa en fracasos aparentes o transitorios que, con el tiempo, se vuelven fecundos humana y espiritualmente.

- ¿Tener éxito o ser fieles? No podemos confundir la fecundidad con la eficiencia, ésta puede deslumbrar, y la fecundidad puede ser callada aparentemente, y lenta como el grano de mostaza, pero al final aparece en toda su belleza (Mateo 13, 31-33).

- La locura y debilidad de la cruz, ¿un fracaso? (I Corintios 1, 20-31) Dios envió a su Hijo a amar y eso es lo que hizo, aunque su amor le llevó a la entrega de la propia vida, a la cruz. Dios le envió a amar no a sufrir. Ciertamente amar le costó sufrir. Amar de verdad siempre nos deja heridos.

- Sólo Dios es capaz de transfigurar el camino del Calvario en un sendero de gloria, el sendero de la muerte en un camino de esperanza, los fracasos en fecundidad.

 

Revista digital

Desgarga revista