Revista digital

Puedes descargar la revista en formato PDF en el módulo que se encuentra al fondo de esta página

EL HALCÓN QUE NO VOLABA

 

EL HALCÓN QUE NO VOLABA

Cuenta una leyenda oriental que hubo un rey al que le regalaron dos crías de halcón. Tras entregárselas al maestro domador para que los entrenara, pasó un tiempo. El domador le dijo al rey que uno de los halcones estaba perfectamente entrenado, pero que el otro no volaba y él no sabía lo que le sucedía, puesto que no se había movido de la rama desde el día de su llegada a palacio.

 La cosa era tan grave que tenían que llevarlo el alimento hasta allí.

El rey mandó llamar a curanderos y sanadores de todo tipo, pero nadie pudo hacer volar al ave. Encargó entonces la misión a miembros de la corte, pero nada sucedió. Por la ventana de sus habitaciones el monarca podía ver que el pájaro continuaba inmóvil.

Publicó un edicto para buscar a alguien que pudiese solucionar el problema, hasta que un día alguien hizo volar al halcón.

- Tráiganme al autor de ese milagro -dijo.

Enseguida le presentaron a un campesino.

- ¿Tú hiciste volar al halcón? ¿Cómo lo hiciste? ¿Eres mago, acaso?

El hombre, que era un humilde paisano, le contestó:

- Fue muy fácil majestad; sólo le corté la rama en la que se apoyaba. El pájaro se dio cuenta de que tenía alas y entonces comenzó a volar.

Autor desconocido*

Para reflexionar

Una invitación a descubrir e utilizar nuestras capacidades ocultadas, enterradas, infrautilizadas… o a animar a otros a utilizar las suyas.

- Lee Mateo 25, 14-30 o bien Lucas 19, 11-27.

- En Juan 5, 1-9, un ciego que nunca encontró quién lo “empujara” a la sanación, hasta que se encontró con la Palabra viva y sanadora de Jesús. La Palabra de Dios un recurso fantástico.

- Los discípulos, a la llamada de Jesús (Mateo 4, 18-22), abandonan sus redes y se lanzan a lo inesperado y sorprendente de Dios.

- “La gente no podrá descubrir nuevas tierras hasta que no tenga el valor de perder de vista la orilla” (André Gidé)

- “No hay situaciones desesperadas, sólo personas que desesperan” (Proverbio tibetano)

* Este cuento es de autor desconocido, y aparece recogido en distintas colecciones de cuentos; también se encuentra en algunas páginas web, con comentarios sugerentes.

 

Revista digital

Desgarga revista