Conócenos

Misioneras javerianas

La Sociedad Misionera de María (Misioneras Javerianas) surge en Parma en 1945 con la exclusiva finalidad de anunciar a Cristo a los que no lo conocen. Fundada por el padre javeriano Santiago Spagnolo y por la profesora Celestina Bóttego, realizan el deseo que Mons. Guido María Conforti guardaba en su corazón, pero que no pudo realizar en vida.

Las Misioneras de María se consagran totalmente al anuncio del Evangelio, don de vida y de salvación para todos. Reunidas en comunidades fraternas, enriquecidas por la creciente presencia de hermanas de distintas culturas, actualmente están presentes en Italia, Brasil, Méjico, Estados Unidos, Camerún, Chad, República Democrática del Congo, Burundi, Japón y Tailandia.

Estando insertas en la vida de los pueblos a los que son enviadas, intentan responder a las esperanzas profundas de la gente, compartiendo su camino, sus sufrimientos y sus esperanzas. Estando presentes en lugares marcados con frecuencia por la violencia y las opresiones, mantienen una atención preferencial por los pobres y los excluidos.

En las Iglesias Locales se dedican a todo servicio orientado al primer anuncio del Evangelio y a la formación de nuevas comunidades cristianas, desarrollando actividades educativas, sanitarias y sociales, colaborando con cuantos trabajan en la promoción de la vida, la justicia y la paz y ofreciendo el servicio de la animación misionera y vocacional. Para favorecer el encuentro simple y fraterno con todos, portan un vestido laico.

Colaboran con los Misioneros Javerianos, a los que las une la misma raíz espiritual.

Te invitamos a visitar su página web